CARACTERÍSTICAS DE LAS NEVERAS

Depósito en forma de embudo invertido de sillería. La nieve se echaba por la chimenea y se alternaban mantos de nieve separados por paja . La nieve se sacaba por debajo, a través de un caño de piedra. Era propiedad del Ayuntamiento y no se vendía, se reglaba a los vecinos enfermos que la pudieran necesitar.
La nevera o pozo de nieve, es un depósito subterráneo en el que se almacenaba nieve y cuyo objetivo era lograr el aislamiento térmico necesario para su conservación. Su comercialización tenía lugar en la época estival.
Su tamaño oscilaba entre los 3 m. de diámetro por 4 m. de altura, de las más pequeñas, y los 15 m. por 15 m. de los grandes pozos.
Las neveras de tipo medio, bastante frecuentes, presentan un diámetro de 7/8 m. y una altura de 8/10 m.
Su estructura es la de un depósito excavado artificialmente, generalmente de planta circular (la de Barbastro es de planta rectangular), formando un cilindro o tambor con paredes de piedra, de un grosor aproximado de entre 60 cm. Y 1 m. y aparejo de mampostería o sillería de diferentes acabados (piedra seca, mortero de cal, etc.), usando casi siempre sillares para elementos importantes (arcos, accesos, etc.).
Los muros de la nevera suelen presentar varios vanos ciegos en los cuales se instalaban vigas de madera para formar una plataforma interior cuya finalidad variaba, según la altura y la situación de los mismos : levantar las paredes, construir la bóveda, trabajar en el interior de los pozos, almacén de herramientas y paja, etc.
La cubierta superior es una bóveda semiesférica o rebajada, con o sin nervios (arcos de sostén); aunque también existen falsas cúpulas por aproximación de hiladas o cubiertas de tejado, con forma cónica, apoyadas sobre la prolongación exterior de las paredes del pozo. En las zonas de montaña, algunos pozos carecían de cubierta. Una vez repletos de nieve, se recubrían con maderas, ramas, piedras y tierra.
En el fondo del pozo se situaba el desagüe, que actuaba como sistema de drenaje de la nevera. El suelo o base del depósito estaba diseñado en forma de plano inclinado para favorecer la salida de agua hacia el exterior o hasta un pozo ciego. Algunos desagües, como en la nevera de Castelserás, presentan una puerta o vano en la pared, que permite el paso de una persona a través de ellos y sirve como túnel de acceso desde el exterior.
Los accesos más habituales (puertas, portellas, etc.) se practicaban en la parte superior de la nevera, existiendo una o varias aberturas que se sellaban con puertas de madera ajustadas o losas de piedra. Una de las más habituales era la abertura cenital en el centro de la cubierta superior del pozo. Otro tipo característico de abertura era la lateral, practicada en la intersección entre el arranque de la bóveda y las paredes del pozo.
En el interior de la nevera y situada justo encima de las aberturas laterales, se colocaba una vigueta de madera empotrada en el arranque de la bóveda, que servía para sostener la polea o carrucha. Mediante cuerdas, se descendía al interior del pozo o se extraía nieve.

 

ÍNDICE ANTERIOR SIGUIENTE