A LA PURÍSIMA
Debe celebrarse con veneración
que María fue pura y hermosa
en el mismo instante de su concepción
(y con devoción)
con la Iglesia digamos gozosos
eres toda hermosa y en ti no hay lesión.