CANCIÓN DE TORNOS
El que dice amar a la Virgen
y luego blasfema el nombre de Dios
no merece ser hijo del pueblo,
llamarse cristiano ni ser de Aragón
(devotos venid, cristianos llegad
a rezar el Rosario a María)
que es la medianera del triste mortal.