NUTRIENTES

El número de nutrientes que el ser humano puede utilizar es limitado. Sólo existen unas pocas sustancias, en comparación con la gran cantidad de compuestos existentes, que nos sirven como combustible o para incorporar a nuestras propias estructuras. Sin embargo, estos nutrientes no se ingieren directamente, sino que forman parte de los alimentos. Las múltiples combinaciones en que la naturaleza ofrece los diferentes nutrientes nos dan una amplia variedad de alimentos que el ser humano puede consumir. Se puede hacer una primera distinción entre los componentes de cualquier alimento en base a las cantidades en que están presentes:

Macronutrientes Micronutrientes

Son los que ocupan la mayor proporción de los alimentos. Los macronutrientes son: Proteínas, glúcidos (o hidratos de carbono). lípidos (o grasas). También se podría incluir a la fibra y al agua, que están presentes en cantidades considerables en la mayoría de los alimentos, pero como no aportan calorías no suelen considerarse nutrientes.

Sólo están presentes en pequeñísimas proporciones. Entre los micronutrientes se encuentran: Vitaminas y minerales. Son imprescindibles para el mantenimiento de la vida, a pesar de que las cantidades que necesitamos se miden en milésimas, o incluso millonésimas de gramo (elementos traza u oligoelementos).

Clasificación de los nutrientes en cuanto a la función que realizan en el metabolismo

ENERGÉTICOS PLÁSTICOS

Compuestos que se usan normalmente como combustible celular. Prácticamente coinciden con el grupo de los macronutrientes. De ellos se obtiene energía al oxidarlos (quemarlos) en el interior de las células con el oxígeno que transporta la sangre. La mayor parte de los nutrientes que ingerimos se utiliza con estos fines.

Formados por los nutrientes que utilizamos para construir y regenerar nuestro propio cuerpo y pertenecen, la mayor parte, al grupo de las proteínas, aunque también se utilizan pequeñas cantidades de otros tipos de nutrientes.

VITAMINAS Y MINERALES AGUA

Su función consiste en facilitar y controlar las funciones bioquímicas que tienen lugar en el interior de los seres vivos., de los que se dice que tienen funciones de regulación.

Actúa como disolvente de otras sustancias, participa en las reacciones químicas más vitales y, además, es el medio de eliminación de los productos de desecho del organismo.

Fuente: UNED
http://www.uned.es/pea-nutricion-y-dietetica-I/guia/index.htm

ÍNDICE